A la tercera, la vencida

18/01/2010

Komon, sexto en 2009 y tercero en 2008, se impone a su compatriota Kisorio en Santiponce, donde Bezabeh y Gebremariam defraudaron � Masai, en chicas, se dio un paseo y complet� el doblete keniano

Pablo Salvago / Diario de Sevilla / Santiponce | 18.01.2010

 

El keniano Leonard Komon cruza la línea de meta del Cross de Itálica, con su compatriota Kisorio a escasos segundos por detrás.

Cross-10-4.jpg {Cross-10-4}

 

Itálica tiene nuevo emperador. Como no podía ser de otra forma, el sucesor de Moses Kipsiro, el gran ausente ayer, es otro keniano, Leonard Komon, que ganó con autoridad en la ciudad que fundase el general romano Escipión el Africano haciendo bueno aquello de a la tercera fue la vencida tras sus dos anteriores participaciones. De esta forma completó el doblete keniata en las ruinas de Santiponce que inició su compatriota Linet Masai en féminas.

Fue una carrera sin grandes cambios de ritmo en la que la tropa africana corrió a rebufo las dos primeras vueltas para imponer después su mayor potencia. La lógica tardó poco más de una vuelta en imponerse, el tiempo de compás que se tomaron éstos para reconocer el terreno. Sin nada de barro y con la arena blandita, alguno incluso se arrepintió de calzar en sus zapatillas clavos creyendo que el estado del circuito sería mucho peor después de las trombas caídas en los últimos días. Los Higuero, Chema Martínez y Guerra se dejaban ver de inicio, pero pronto la prueba cambiaría de color, a más moreno. Los kenianos Kisorio y Rotih, segundo y tercero a la postre, junto al campeón del mundo, el etíope Gebremariam, rompieron la carrera manteniendo un fuerte ritmo que el resto fueron incapaces de seguir. Todos no, porque al tiempo que Gebremariam hacía la goma y se quedaba, Komon y Kibet (ugandés) daban caza a la cabeza para formar un cuarteto al que ya nadie pudo seguir.

Lo que se preveía un bonito duelo entre el campeón del mundo y el de Europa, el nacionalizado español Bezabeh (décimo al final), por lo visto siete días antes en Amorebieta, se quedó en agua de borrajas. Quizá era más previsible el bajón de este último, ya que los corredores que prepararon el europeo llegan a este momento de la temporada con menos gasolina. Lo que se salió de la lógica fue lo del etíope, que perdió su imbatibilidad hace una semana tras cinco triunfos consecutivos. El laurel del ganador ni siquiera lo olió. Vio que no iba a la mitad de la carrera y se dejó ir poco a poco hasta perder definitivamente de vista al cuarteto de cabeza.

Komon, Kisorio, Rotich y Kibet, un infiltrado ugandés entre kenianos, decidieron mantener un altísimo ritmo, a tren. El que flaquease perdería la posibilidad de reinar en Itálica. Kisorio, el más valiente, tiraba sin pensar en táctica alguna mientras sus compañeros le dejaban hacer. Sobre todo Komon, sexto el año pasado y tercero hace dos, que con las recientes experiencias aún en la cabeza se resguardó un poco para reservar fuerzas. Entre uno que iba como un tiro y el otro que se había guardado, pronto dejaron a los otros dos atletas para encarar la última vuelta en lo que se presumía como un bonito mano a mano.

En la carrera de los no africanos Castillejo (campeón de España de 5.000 y 10.000 metros ) encabezaba a la legión española siendo la primera cabeza descolorida entre el pelotón africano (octavo en meta), por delante del debutante en Santiponce Sergio Sánchez (noveno) y del mencionado Bezabeh (décimo), al que parecía molestarle incluso el aliento de ánimo de los seguidores que se acercaron a la antigua ciudad romana. No estaba fino.

Sin embargo, la valentía le pasó factura a Kisorio. Sin declaración de guerra de por medio, sin tener que dar un cambio de ritmo, Komon puso tierra de por medio sobre su compatriota antes incluso de llegar a la contrameta. Al nuevo emperador de Itálica, subcampeón del mundo de la especialidad en 2008, le dio incluso tiempo de levantar los brazos y saborear su primer triunfo en la ciudad romana. Nada que ver con los ajustados sprints de las últimas ediciones, sobre todo en 2009, cuando Tariku Bekele viéndose ganador alzó los brazos antes de tiempo permitiendo a Kipsiro rebañarle la victoria. El keniano no dio opción a ello y, antes de celebrar nada, miró un par de veces atrás para asegurarse que su rival andaba lejos. El menudo Komon por fin se hizo grande en Itálica para reinar cual emperador.

Menos historia hubo en categoría femenina, donde el triunfo de la campeona del mundo de los 10.000 metros y subcampeona de cross, la keniana Linet Masai, fue inapelable. Masai se paseó por un circuito que parecía hecho a su medida mostrando sus galones y aprovechándose de la ausencia de última hora de su compatriota Florence Kiplagat, ganadora en 2009.

Con zancadas poderosas, elegantes y a ritmo sincronizado, Masai dejó sin aliento a sus adversarias, a las que no dio opción alguna. Las kenianas (Masai, Knorikwiang, Mwangi y Momanyi) fueron las dominadoras desde el inicio. Masai dejó hacer a sus adversarias en la primera vuelta, en donde brilló por momentos la sevillana de Montequinto Carolina Robles. Luego tomó las riendas y en el segundo paso por meta poniendo poco a poco tierra de por medio. Sólo le aguantó el ritmo Knorikwiang, pero acabó hincando la rodilla como el resto.

Cross-10-8.jpg {Record de participacion en la polpular}

Cross-10-7.jpg {Cross-10-7}

Cross-10-2.jpg {Cross-10-2}

Cross-10-1.jpg {Cross-10-1}

Cross-10-6.jpg {Cross-10-6}